sábado, 23 de agosto de 2008

Pintar un mantel

A veces encontrar un mantel que nos guste puede llegar a ser complicado pero con esta manualidad podremos crear un mantel personalizado a nuestros gusto y a la decoración de nuestro hogar. Y si además no queremos que le falte ningún detalle haremos las servilletas a juego.



Necesitamos:

- Tela

- Pintura especial para tela

- Pinceles de pelo finos

- Papel de calco especial para costura

- Dibujo que usaremos de plantilla

- Cartón o papel secante

- Cinta o lazo



Antes de empezar a pintar tenemos que lavar la tela para quitarle el apresto, esto nos garantiza que absorberá mejor la pintura. Lo siguiente que debemos hacer es calcar el dibujo en la tela utilizando la plantilla que habíamos elegido repitiéndolo así como veces que queramos que aparezca en nuestro mantel. Podemos pintar de dos maneras, una posibilidad es perfilando el dibujo y la otra es coloreando el dibujo pero siempre colocándole debajo el papel secante o cartón. Tendremos que tener mucho cuidado de no salpicar la tela pero si la manchamos la mejor solución es disimularlo con el dibujo o haciendo algún adorno porque no se puede borrar. Si elegimos colorear el dibujo para darle volumen utilizaremos distintas tonalidades del mismo color, para resaltar podemos utilizar un tono más claro o el blanco. Cuando terminamos de pintar retiramos el cartón o papel secante y lo dejamos secar 24 horas, pasado este tiempo plancharemos del revés el mantel lo más caliente que la tela nos permita. Esto lo hacemos para que la pintura quede mejor adherida. Ya tenemos pintado el mantel, sólo nos falta coser la cinta o lazo al rededor del filo para que quede bien rematado pero esto último puede ser opcional, si os gusta más sin el remate sólo tendremos que coser el filo.
Con las servilletas seguiremos el mismo proceso que hemos hecho con el mantel.

Debes saber que:
- Para pintar sobre tela lo ideal es utilizar tejidos naturales .
- Si eliges tejidos sintéticos también podrías obtener buenos resultados pero te aconsejamos que primero hagas una prueba para ver como reacciona la pintura.
- Si una vez acabado quieres lavarlo debes hacerlo después de 72 horas para asegurarte la durabilidad de la pintura.

* Gracias a nuestra colaboradora Paquita por dejarnos mostrar la fotografía de su creación.

miércoles, 13 de agosto de 2008

Masa de sal

La masa de sal es una masa casera no tóxica, una manualidad especialmente pensada para los más peques de la casa pudiendo aprender a hacerla ellos mismos.

Necesitamos:

- 2 tazas de harina
- 1 taza de sal
- Agua

Mezclamos todos los ingredientes amasándolos hasta que tenga una consistencia que permita despegarla de las manos con facilidad. Esta masa nos permite hacer formas o figuras que una vez acabadas las podremos dejar secar a temperatura ambiente, así evitaremos que le salgan grietas. Pero también se pueden secar en el horno a una temperatura de 100 grados centígrados.
Una vez seca la podremos pintar con temperas, pinturas acrílicas o pinturas al óleo.

Algunos consejos:

- Podemos colorear la masa tiñendo el agua de la mezcla con temperas.
- Si la masa está muy dura echaremos un poco más de agua pero si está demasiado blanda echaremos un poco más de harina.
- Para que quede una masa mucho más suave y no se resquebraje echaremos una cucharada de aceite.
- Si queremos pegar algunas formas o figuras entre sí, tenemos que hacer una mezcla utilizando la misma cantidad de harina y de agua.
- Para un mejor acabado a las piezas pintadas podremos darle una mano de barniz incoloro.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Tarro marino

Para esta manualidad aprovecharemos un día que vayamos a la playa y cogeremos parte de los materiales que utilizaremos.

Necesitamos:

- Tarro o recipiente de cristal
- Arena de playa
- Conchas de diferentes medidas
- Piedras pequeñas
- Cartulina o papel
- Pintura acrílica
- Pincel
- Pegamento

Para la primera capa utilizaremos la arena de playa que la echaremos utilizando la cartulina o papel con forma de embudo volcando el franco para darle diferente forma.
Colocamos las piedras pequeñas y luego las conchas, vamos poniendo capas hasta que hayamos llenado el tarro entero.
El orden para llenar el tarro lo podemos modificar creando diferentes combinaciones.
La tapa la decoraremos pintándola por ejemplo azul claro y pegándole en la parte de arriba dos o tres conchas de diferentes medidas.
Ya lo tenemos acabado y listo para decorar.

Frasco de sal de colores

Podremos recordar con los peques una de las manualidades más populares.

Necesitamos:

- Frasco de cristal con tapa o corcho
- Sal fina
- Tizas de colores
- Cartulina o papel
- Papel de lija
- Huevera o recipiente para poner la tiza lijada

Rayamos la tiza con la lija y la vamos separando en los recipientes por colores.
Calculamos la cantidad que queremos de cada color utilizando más o menos sal removiéndola bien con la tiza rayada.
Con la cartulina o papel hacemos un embudo para echar la sal tintada al frasco haciendo diferentes capas de colores moviendo en frasco para que queden distintas formas.
Una vez lleno el frasco solo faltará ponerle el tapón pero si lo que tenemos es un frasco con tapa la decoraremos con una tela.

martes, 5 de agosto de 2008

Pintar figura de marmolina

Las figuras de marmolina son resistentes vienen muy bien acabadas y al tener un acabado no poroso permite pintar directamente sin tener que darle una base pero lo mejor es el resultado que se puede obtener una vez pintadas.

Necesitamos:

- Una figura

- Pinturas acrílicas
- Pinceles de pelo suave del nº 2, nº 6 y nº 10
- Lija fina

- Trapo
- Barniz satinado en spray

- Recipiente con agua

- Paletina para mezclar colores







Las pinturas acrílicas son las más utilizadas para pintar figuras, ya que dan una cobertura perfecta, son permanentes, no se decoloran, se pueden mezclar entre sí y al tener una base al agua se limpian con agua y jabón. Para una limpieza cómoda y rápida hay que limpiar antes de que se seque la pintura.

Lijamos la figura para quitar las posibles imperfecciones y quitamos los restos del polvo con el trapo.
Lo más adecuado cuando pintes es llevar un orden de dentro hacia fuera pintando primero la piel, camisa, pantalones, peana de la figura y de esta manera ahorramos pintura al ir montando los colores sin tener que ir perfilando. Por ejemplo, pintamos la cara y se ha manchado un poco de la parte del pelo, no nos preocupemos por que cuando pintemos el pelo al ir montando los colores quedará completamente tapado.
Empezamos pintando las piernas, los brazos y la cara de un color carne que aconsejo de comprarlo ya hecho ( es difícil de conseguir cuando no tienes práctica en mezcla de colores ) y así lo tendremos para otras figuras. Luego seguimos por la ropa, un truco para lograr un buen acabado y conseguir el efecto de los pliegues es mezclando los colores aplicando dos tonos. Una buena técnica para la ropa es aplicar un tono más suave en el fondo y con una esponja aplicar la segunda capa de un tono más oscuro dándole unos toques suaves. Otra opción es ir retirando el exceso de pintura de la segunda capa con un trapo o algodón para darle sensación de movimiento a la ropa. El pelo y la peana o base de la figura con una sola capa será suficiente pero todo dependerá de la figura que hayamos elegido. Ya sólo queda uno de los pasos más importantes que es pintar las líneas más finas del rostro ( cejas, ojos, labios ) y manos que las tenemos que hacer con mucha precisión con un pincel muy fino para resaltar los rasgos.
Una forma para que no tiemble el pulso es que tomemos un punto de apoyo y cuando tengamos que pintar zonas muy pequeñas empecemos siempre por el centro y luego nos vayamos acercando a los bordes.
Por último, cuando la figura este totalmente seca sólo falta darle una capa de barniz satinado, de esta manera conseguimos darle brillo y proteger la figura.

Como ejemplo te explico como pinté este duende de marmolina:

En esta figura elegí para el chaleco un tono de verde más claro y luego le di una capa de verde más oscuro con un pincel fino pintando las líneas de las hojas para darle efecto realista. Para el resto de la ropa elegí un granate aplicando una capa y para darle efecto de ropa usada fui retirando el exceso de pintura con un trozo de algodón. Para el gorro y zapatos utilicé un tono marrón y la misma técnica que para la ropa. Al pelo le dí dos capas, un marrón más claro en la primera y un tono más oscuro en la segunda resaltando las líneas del cabello. Para las flores elegí un tono rosáceo como base y para resaltar el centro de la flor un tono rojizo incorporándolo de dentro hacia afuera. La parte exterior de la seta la pinté en un sólo tono mientras que la parte de dentro utilicé una doble capa de tono más oscuro aplicándola también de dentro hacia afuera siempre buscando el máximo realismo. La peana de la figura quise darle unos tonos tierras con un poco de musgo para ello le dí una primera capa de verde retirando el exceso de pintura con un trapo para luego darle una segunda capa de color marrón y volví a retirar el exceso de pintura. Ya sólo me quedaba la parte más importante de la figura que es darle el toque final al rostro y manos pintando con un pincel muy fino fui resaltando los labios, cejas, nariz, etc. Lo dejé secar y le di con el barniz satinado un par de capas dejando que se secarán entre ellas para una mayor protección.

viernes, 1 de agosto de 2008

Carta cromática

La mejor manera de poner en práctica la mezcla de colores es hacer tu propia carta cromática para ello necesitas:

- Papel de acuarela grueso
- Pinturas acrílicas o guache ( temperas ) de color magenta, cian y amarillo.
- Compás
- Regla y lápiz
- Pincel

Con el compás haces una circunferencia en el papel y esta circunferencia la divides en doce trozos o quesitos iguales. Empieza pintando el primer quesito de amarillo, el quinto de cian y noveno de magenta. Para obtener los colores siempre tienes que hacer mezclas utilizando la misma cantidad de los dos colores. Mezcla el amarillo con el cian para pintar con el color resultante (verde) el quesito que queda entre los dos colores, haces lo mismo con cian- magenta y con magenta-amarillo. Por último, te quedará obtener los colores intermedios que son el resultado de la mezcla de los dos colores que hay a la derecha e izquierda del quesito que esta vacío.

Si tienes dudas te aconsejo que consultes el apartado del color.

Iniciación a los colores

Los colores se dividen en primarios, secundarios, intermedios, terciarios y cuaternarios.

- Los colores primarios son aquellos que no se pueden obtener con ninguna mezcla pero que al mezclarlos entre sí se pueden obtener todos los demás. Estos colores son: el magenta o rojizo, cian o azul y amarillo.

- Los colores secundarios son el resultado de la mezcla de partes iguales de dos primarios:
amarillo + cian = verde, magenta + amarillo = naranja y cian+ magenta = violeta.

- Los colores intermedios son el resultados de la mezcla de partes iguales de un primario y de un secundario o viceversa: verde + amarillo = amarillo verdoso, verde + cian = verde azulado, cian + violeta = azul violáceo, violeta+ magenta = violeta rojizo, magenta + anaranjado = rojo anaranjado y anaranjado + amarillo = amarillo anaranjado.

- Los colores terciarios son el resultado de la mezcla de partes iguales de dos secundarios:
anaranjado + verde = amarillo terciario, anaranjado + violeta = rojo terciario y verde + violeta =
azul terciario.

- Los colores cuaternarios son el resultado de la mezcla de partes iguales de dos terciarios:
amarillo terciario + azul terciario = verde oliva, rojo terciario + azul terciario = violeta oscuro y rojo terciario + amarillo terciario = naranja neutro.

-Según la composición cromática los colores tienen siempre uno complementario que es el opuesto en la carta cromática, por lo tanto, de un primario será un secundario y de un intermedio será otro intermedio. Por ejemplo, el rojo ( primario ) es complementario del verde ( secundario ), rojo anaranjado ( intermedio) es complementario del verde azulado ( intermedio ), etc.

Los colores también se pueden dividir en colores cálidos que son todos aquellos que tienen una parte de rojo o amarillo y en colores fríos son todos aquellos que tienen una parte azul.